David vs. El Cartel del Cemento

Nuestros debates no se quedan en palabras. Se transformarán en acciones reales y que solucionan problemas reales. Este es sin duda el mejor ejemplo.

 

Entre 2010 y 2013 las cementeras más grandes del país, se pusieron de acuerdo para un acto vergonzoso. Decidieron no competir y pactar entre ellas el precio del bulto de cemento, para subirle el valor injustamente.

 

Esto no solo era ilegal, sino egoísta e irresponsable con todos los colombianos, ya que el concreto es uno de esos materiales que todos necesitamos. Lo necesitamos para hacer casas, para construir vías, para levantar colegios y en general, para progresar.

 

¿Cómo es posible que el bulto de cemento en Colombia costara casi $30.000? ¡Eso era 36% más que en el resto del continente! Algo insólito e inaceptable.

 

Por eso es que en el 2013 nos cansamos de este abuso y como se dice, “cogimos al toro por los cuernos”. Denunciamos al Cartel del Cemento ante el congreso y los medios de comunicación y dimos pruebas contundentes sobre su corrupción.

 

No fue fácil, eso hay que aceptarlo. Fueron 4 años de lucha en donde la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) corroboró lo que estábamos diciendo y encontraron más evidencias de este bochornoso acto.

 

Pero el día de hoy, nos sentimos orgullosos de decir que, gracias a nuestro trabajo, nuestras denuncias y nuestros debates de control político, derrotamos a uno de los gigantes que más le hacía daño a este país.

 

Logramos que la SIC le impusiera a las cementeras Argos, Cemex y Holcim, una multimillonaria multa de más de $200.000 millones, para reparar todo el daño que le hicieron a los ciudadanos y para que entiendan de una vez por todas que con los Colombianos de bien no se pueden meter. ¡No lo vamos a permitir!

 

Y eso no es todo, las buenas noticias no se detuvieron ahí. A raíz de estas denuncias, ha bajado el precio del bulto de cemento. Hoy está por debajo de los $20.000, una reducción de más del 30%, acercando el valor del concreto de nuestro país al de otras naciones de Latinoamérica como Chile o Argentina, en donde no supera los $15.000 o $16.000. Lo que favorece al bolsillo de millones de personas.

 

Por eso hoy quiero decirte que vale la pena dar esas luchas, que no son en vano y que los resultados a la larga se ven.

 

 

Te invitamos a pelear juntos, contra otros gigantes. solamente tienes que votar, este 11 de marzo, marcando C-2 al senado.